Consultorio Alexandra del Lago, Princesa Kosmonopoulis, para marikas atribuladas
Alexandra del Lago, Princesa Kosmonopoulis (índice del consultorio)
(CONSULTORIO PARA MARICAS ATRIBULADAS)

Pulsa  AQUÍ  para ver las respuestas de Alexandra del Lago


Queridas amigas:

Tengo que confesar que cuando mi apreciado colega Mercucho me propuso la idea de abrir este consultorio me negué en rotundo a la posibilidad de compartir mis experiencias y mi profesionalidad con lo que sospecho que es una panda de maricas lerdas y atribuladas. Pero, a fuer de ser sincera también he de confesar que, pensando en puro egoísmo, calibré la oportunidad de enriquecer mi ya amplio acervo de conocimiento de la naturaleza de esos seres indescriptibles que forman legión alrededor de los pantalones de cualquier llamado “macho” que aparezca en el horizonte de sus míseras vidas, con algunas escasas pinceladas que hubiesen podido escapárseme. Así que acepté.

Algunas de vosotras habréis podido comprobar, pues, por lo anteriormente escrito que no es un impulso filantrópico lo que me mueve a acometer esta empresa, sino un cebo completamente interesado de ampliar mis experiencias y también la tentadora oferta pecuniaria con que mi querido colega Mercucho me ha tentado. La Bondad no forma parte de mis muchas virtudes.

No obstante y puesto que se me paga os informo de que vais a tener acceso gratuito a una fuente de sentido común a la que habitualmente no estáis acostumbradas. Aprovechadla. No, no os estoy diciendo que tiréis a la basura los tranquimazines, los prozacs, los alcoholes, y las drogas que habitualmente os ayudan a pasar vuestras insulsas noches. Ni tampoco que dejéis de consultar a ese psiquiatra de la seguridad social, o a ese gurú o bruja que os extorsiona inútilmente, o a esa “amiga/hermana” que, siendo tan absurda como vosotras, os aconseja. Ello forma parte de vuestras vidas, no tendría sentido intentarlo. Simplemente os animo a que dejéis por un momento de lado vuestro acostumbrado estado de estupidez y cojáis la pluma, la de escribir (una manera de llamar al teclado, una imagen retórica, por si no lo habíais captado).

Dudo mucho de que la mayoría de vosotras esté preparada intelectualmente para extraer un ápice de “savoir faire”, que al fin y al cabo es de lo que se trata, de las indicaciones que os iré dando en mis respuestas, pero nunca se sabe.

ALEXANDRA DEL LAGO, PRINCESA KOSMONOPOULIS