( Cartas, cuadros y leyendas de las Cortes, etapa 4 )
 

GOTA       Misivas - 1     Misivas - 2   Misivas - 3    Menú  
Número 4 - 014


Primera de S.M.A.S. Yorelia de Winter y Manzanares,
Marquesa del férreo camino
a  S.A.D. María Manuela de Montespan,
Duquesa de Montespan


Nada querida

Unas palabras rápidas para que estés preparada.

Acabo de organizar todo para iniciar unos días de asueto....... que tu me facilitarás. Como hemos venido comentando en nuestras últimas misivas, tengo intención de visitaros en Barcina. Salgo ya mismo, que luego el camino es tortuoso y se desaprovechan los días. 

Tardaré unas jornadas en llegar porque paso a recoger a mi queridísima amiga Millenia a sus posesiones norteñas. Es una joven exquisita y con un gran sentido del humor. Te contaré poco de ella para que así tengáis de qué hablar en estos días, pero comentarte que es viajada, pues por lo visto pasó largas temporadas en el país de la margarina Tulipán... o algo así me dijo. 

Eso si, hay que estar continuamente llamándola, pues tiene gran facilidad para quedarse absorta e irse hacia la luz. Hija, yo me paso los días diciéndole “Millenia... no vayas hacia la luz...” pero nada, que se fascina. Con lo que se llevan las pieles blancas, se gastará una fortuna en polvos de arroz.


Bueno, Manolita, que allí me tendrás unos días, y que me llevo mi mejor calesa, pues quiero que te dé el aire y voy a llevarte a las montañas, que últimamente te veo la piel muy verde, será el aire de la gran ciudad. Saca el miriñaque de plumón de pato que te rellenó tu secretario Victor1 para que no pases frío.


En otro orden de cosas, ya te contaré la cacería nocturna a la que fui con Merceditas de Monpensier, unas batidas muy populares en Majerit. Solo decirte que estoy un poco preocupada por Mercedes, pues tuvo una caída del caballo por montar ladeada como hacemos en las tardes de montería para pasear. Mira que le dije que cuando se va de cacería se monta a lo amazona... pero ella siempre igual. Es muy suya. Había venido a visitar a su hijo, lo que ya no sé es si traía el morcón o no...


Bueno, querida, le entrego la carta a Mrs. Denvers para que se la entregue al correo habitual, pues yo salgo ya y ella se queda a cargo de palacio, bajo mis instrucciones, claro.

Un beso acelerado


Yorelia de Winter y Manzanares
Marquesa del Férreo Camino
Mandergay

arriba

 
Alojamiento Web