( Cartas, cuadros y leyendas de las Cortes, etapa 4 )
 

GOTA       Misivas - 1     Misivas - 2   Misivas - 3    Menú  
Número 4 - 028


Primera de S.M.A.S. Yorelia de Winter y Manzanares,
Marquesa del férreo camino
a  Dom Joam de Montecarmelo,
Duque del Carmelo


Mi admirado Dom Joam:

Sabed que siempre es un placer exquisito dirigirme a vos, sea por el motivo que sea, aunque el que ocupa esta misiva, sin perfumes artificiales, como normalmente gustáis.... y degustáis, tenga un matiz menos amable del que me hubiera gustado.

S
ólo comentaros que en la limpieza general de palacio, en la que por supuesto están incluidas las zonas de servicio, encontré una carta, que en principio parecía vuestra, dirigida a mi ama de llaves, que ésta guardaba debajo de las enaguas en un cajón. 

Leerla me ha producido mareos, desmayos y, porque no decirlo, enfado. 

Estoy segura de que se trata de una fatal equivocación, pues una carta así no puede venir de vuestras fuertes manos, aunque delicadas en el tacto; de esto pueden dar fe mi cuello y, por supuesto, Maria Mercedes.

Pero vayamos al tema que nos ocupa, en ella se puede leer que Mrs. Denvers se encuentra a mi servicio por mediación vuestra, qué desatino. Que se ocupa de buscarme servicio, normal, ese es uno de sus cometidos. Que me hable de vos sin parar.... innecesario, pues estáis presente todas las noches en mis oraciones, etc, etc...

No tengo que deciros que siendo caballero aventurero, leído, exquisito y locuaz, estáis en la mente de muchas damas de la Corte, aunque su posición les impida reconocerlo.

En fin, sólo quería que supierais que cualquier información sobre mi persona que deseéis saber, no tenéis más que preguntármela a mi directamente, y muy gustosa os la proporcionaré, aunque poco interesante es mi vida últimamente. Tan sólo me ocupo del rincón privado de mi jardín, que nadie me lo riega, y lo tengo que hacer yo misma con estas manos que algún día descansarán en el convento de las Muy Venerables Santísimas y Archiconocidas Adoratrices del Divino Paquete de Nuestro Padre Jesús, y que espero sea dentro de muchos años, Dios nos guarde.

Lo del libelo no llego a entenderlo, pues en Majerit solo se oyen alabanzas a vuestra persona, que cuentan hazañas y aventuras, y nunca ha llegado a mis delicados oídos una frase de reproche hacia vos. Estoy segura de que la persona que haya querido causar confusión entre la Corte tan sólo lo hace movida por algún oscuro motivo, y no descarto que la difunta mano de la gacetillera Pestis tenga alguna relación, si no, no me lo explico.

En otro orden de cosas, he sabido que vuestra última adquisición ha sido un magnífico confidente de la época de los años 30 del siglo pasado a éste nuestro. Espero poder admirarlo en alguna de las escasas fiestas que dais en vuestro palacio, y avisaros de que si María de las Mercedes os visita, tengáis cuidado, pues sabida es su admiración por ese tipo de muebles muy propenso a las promiscuidades bautizado como "recamier".

Esperando veros pronto, se despide afectuosamente echando el cuello hacia atrás

Yorelia de Winter y Manzanares
Marquesa del Férreo Camino
Mandergay

arriba

 
Alojamiento Web