( Cartas, cuadros y leyendas de las Cortes, etapa 4 )
 

GOTA       Misivas - 1     Misivas - 2   Misivas - 3    Menú  
Número 4 - 031


Sesta de S.M.A.S. Yorelia de Winter y Manzanares,
Marquesa del Férreo Camino
a  S.A.D. María Manuela de Montespan,
Duquesa de Montespan


Querida Manuela

Bien es verdad que he tardado en responderte, pero los asuntos de Palacio me tienen tan ocupada que no veo un momento para ponerme a dictar. Además, como sabrás, estuve un tiempo sin servicio de postas por la muerte súbita de mi empleado de cartería, nuestro querido Cipriano Paulino Urquijo, CPU le llamábamos en Palacio, muerto de una coz.

Sorprendido me ha tu estado gnóstico. Y mucho más sorprendido me ha tu confusión entre la menorera detenida y nuestra querida Merceditas. Y dejo de sorprenderme ha porque parezco el Jedi. 

Yo creo que deberías mezclarte más con el pueblo, salir, pasear, ir de compras o simplemente sacar a los caballos a que se aireen tirando de tu calesa contigo dentro. Tu retiro hogareño hace que pierdas contacto con la realidad de la calle, y claro, eso hace que olvides caras, fechas y nombres, y luego, cuando veas un grabado en cualquier revistucha de las que te gusta ojear, confundas a la familia con cualquier delincuente.


Es verdad que Mercedes y yo salimos a hacer un poco de ejercicio al campo, y aprovechamos para practicar estos juegos tan de moda en Majerit, pero de ahí a que La Michirona sea menorera, va un trecho, pues conocido es su gusto por los hombres hechos y derechos, y si tienes dudas, pregúntale al Montecarmelo……. Que el sabrá responderte con buenas razones. Seguramente tu confusión vendrá dada por el hecho de que Mercedes ahora visita mucho la capital (lo siento, reina, vivís en provincias) con motivo de la estancia de su hijo aquí, y que su popularidad –que es mucha, sobre todo entre los varones- haya provocado que cualquier muchacha con ganas de progresar la imite en vestidos y peinados, y de ahí que la detenida pudiera tener cierto parecido.


En fin, cambiando de tema, y no me extiendo mucho, pues pienso acercarme a tu Palacio para la celebración del fin de año y si te cuento todo ahora no tendremos a quien despellej…… digo, no tendremos qué contarnos. Sólo lamentar profundamente que, si por una vez íbamos a estar reunidos casi toda la familia para despedir el año, a nuestra hermana le haya dado por mortificarse de nuevo y no pasarla con nosotras. Y también lamentar que nuestro gallardo Dom Joam tampoco vaya a estar con nosotros. Pero tengo el consuelo de que será la primera vez que Fulgencia y su señor marido vayan a compartir los fuegos de artificio con nosotras y segura estoy de que no nos vamos a aburrir……… ni a estar calladas.


En fin, Manolita, que salgo detrás del correo para estar allí el último día del año.

Un beso confundido.

Yorelia de Winter y Manzanares
Marquesa del Férreo Camino
Mandergay

arriba

 
Alojamiento Web