( Cartas, cuadros y leyendas de las Cortes, etapa 4 )
 

GOTA       Misivas - 1     Misivas - 2   Misivas - 3    Menú  
Número 4 - 035


Segunda de   S.M.A.S. Yorelia de Winter y Manzanares,
Marquesa del Férreo Camino
a  Millenia de Gotolight


Mi queridísima Milly,

 

Recibida tu misiva con gran satisfacción paso a responderte y ponerte al día, pues los planes de visitar a la Corte Catalana han cambiado, aunque su base sigue intacta, como el motivo que me hace conservar mi título nobiliario.

Respecto a lo de no comer bollos, ya sabes lo que te dijo el doctor: nada de nada, y si alguna vez no puedes soportar la abstinencia, uno pequeño, y luego siete Avemarías...

 

Al final, el carruaje no va a ser alquilado, pues será mi propia calesa la que nos acerque a ver a nuestros pares de Barcina. Lo de recogerte en Césaraugusta sigue en pie (no deberías aceptar los nuevos giros lingüísticos tan en boga, pues Césaraugusta siempre ha sido Césaraugusta y no ese nombre moderno de Zaragoza). Del criado que conduce me he deshecho, pues no terminaba de convencerme, y además, ya tengo uno que seleccionó para mí –sobre catálogo-- mi ama de llaves, la Sra. Denvers. Y no te preocupes, no olvidaré el abanico de titanio que me encargó el Señor de Cruixers.

 

Otro tema que me deja muy preocupada es tu cambio de compostura, pues si el suicidarse con las amigas es un entretenimiento muy de damas de alta alcurnia, lo de tirar el carruaje por los barrancos no es en absoluto nada económico, pues de sobras conocido es el precio al que se han puesto los carruajes, incluso para gentes pudientes como nosotras… Espero que lo de prender fuego en el interior de los ropajes de los apuestos jinetes sea simplemente una metáfora, pues sería imperdonable que anduvieseis por ahí acabando con el objeto de nuestros placeres. Eres una locuela. Lo de evadir la justicia feminista no lo termino de entender, querida Millenia, pues si se trata de conseguir el voto femenino, ya hay otras que lo están haciendo, y no creo que sea cosa de gente de nuestra posición el ir por ahí con cacerolas y panfletos pidiendo algo que siempre fue cosa de los hombres, y que de ellos debería seguir siendo para que nosotras nos dediquemos solamente a disfrutar de la vida al lado de un buen caballero pudiente que nos sufrague todos nuestros placeres.

 

En fin, querida Milly, me despido por ahora, pues en unos días nos veremos y me contarás todo con mas detalle

 

Un beso revolucionado

Yorelia de Winter y Manzanares
Marquesa del Férreo Camino

Mandergay


P.D. El correo es absolutamente seguro, no se como puedes dudar, hija. Jamás ha leído nadie una carta que no fuera suya, a no ser que se extendiera copia.

arriba

 
Alojamiento Web