( Cartas, cuadros y leyendas de las Cortes, etapa 4 )
 

GOTA       Misivas - 1     Misivas - 2   Misivas - 3    Menú  
Número 4 - 053


Primera   de   S.M.A.S. Yorelia de Winter
a   María Máxima de Loplus Mercuchova


Apreciada M. Máxima:


Leo tu misiva mitad agradecida por la información (mucho de lo que me comentas ya me había llegado por otros canales) y mitad estupefacta, pues las versiones difieren tanto de unas personas a otras como padres hay en el mundo.

H
a llegado a mí – por los canales habituales—copia de una carta que iba o venia dirigida a Millenia de Gotolight, referente a apariciones y sustos músico-nocturnos. Pues bien, el caso es que yo no quería comentarlo porque hasta dudaba de que hubieran pasado, pero lo cierto es que yo también he tenido “visitas”. Empezaré por el principio.
 


Una noche, después de las tareas propias para llevar diariamente Mandergay, jornadas que ocupan todo el recorrido del sol por nuestro cielo, me senté, como todas las noches que puedo, con el bastidor y los hilos para hacer un poco de punto de cruz, pues así me entra el sueño y me relajo. Cuando más enmimismada estaba en la labor, aprecio por el rabillo del ojo un fulgor malva que me hace levantar la vista del tapete, encontrándome a Manuela delante. Ni siquiera pensé en que aquello era extraño, por la alegría de verla. Y automáticamente la saludé con mucho cariño y efusividad con un “Hola, zorra, cuanto tiempo” (saludo cordial entre hermanas). Pero cual fue mi sorpresa que me suelta un zarpazo, que mi instinto de supervivencia me permitió evitar, arrancándome sólo los botones traseros de la bata de estar por casa.

Ante esta reacción, pregunto (ya con la mosca detrás de la oreja) que a qué viene eso, reprochándome el espectro (ahí ya me di cuenta de que aquello era una aparición) no se qué sobre mi lugar, sobre mi falta de atención y mi no saber estar…… Una es ante todo señora, y sabe estar donde hay que estar, pero claro, no se puede estar si nadie ha comunicado nada para estar donde se debe estar… Jesús!! No se ni como no me he liado…. Prosigo. El caso es que así estuvimos buen rato, yo intentando convencer al fantasma de que no tengo una bola de cristal para adivinar situaciones y el espectro erre que erre…. Una tiene mucha paciencia, pero claro, al sexto zarpazo sin intención de parar y sin entrar en razón, ya se pone en su sitio, espetándole al espíritu de Manuela que hasta ahí había llegado, que se acabaron los zarpazos y que abandonara mi palacio al que había llegado sin aviso ni permiso.

Por lo visto, ante mi reacción, el fulgor intenta entrar en razón, pero yo ya estoy fuera de mis casillas, pues entre insultos, zarpazos y desprecios, además de estar tratando con el más allá, mi paciencia se ha perdido por las estancias de palacio sin posibilidad de encontrarla esa noche. Ante mi estado, el fantasma vuelve a la carga con mas ataques, por lo que decido aplicar la técnica ocultista del /ingore que tan bien me ha venido cuando me han visitado otros entes.

Hecho esto, y no quedándose tranquilo el espíritu, intenta utilizar como médium a mi querida Millenia, pero yo le conjuro a que no se deje ocupar el cuerpo con otras vidas, a lo que ella accede.

Como no puede comunicar conmigo, descubre que por medio de entes inferiores llamados memos (esto no son señores lerdos, sino unos angelitos que ayudan a las almas en pena a comunicarse con los vivos) puede seguir atemorizándome, encontrándome cientos de ellos una y otra vez, incluso al día siguiente cuando volví a la salita de costura.

Como la noche me había permitido sopesar las cosas, hice caso omiso a los angelitos, pues eran muy hirientes y lo mejor era ignorarlos, pues una nunca sabe como están las almas en el difícil tránsito del limbo y cómo lo estarán pasando de mal para arremeter así contra los suyos.

Aun así, como me habían llegado informaciones de todo tipo (eso si, todas maléficas) por todos los canales habituales, decidí que no volvería a tener trato con ese espíritu, pues el cariño por los míos (vosotros) es inquebrantable y nada, por mucho que me vengan con chismorreos, hace que esto cambie, pues yo solo reacciono ante zarpazos sangrientos.

No volvió a aparecerse el ente, y vuelvo a coser tranquilamente en la salita de costura, donde, ante los retratos de todos vosotros, me siento mas cerca y mas tranquila.

Con esto, y comprobando que la muerte de Manuela es cierta, doy por zanjado el tema y espero no tener que volver a tratarlo, pues no es cosa que me interese. Tengo problemas mucho más importantes que resolver a diario como para estar todo el día llamando a una médium para que limpie mi palacio de malas energías.

Por otro lado, querida M. Máxima, quería comentarte que no descuides mucho al chico de Merceditas, pues ahora tengo entendido que le ha dado por la caza del oso, pero cual es mi sorpresa que son osos sin pelo, y digo yo, Máxima, que para que se quiere un oso sin pelo, pues si una no puede hacerse un buen abrigo, tampoco la carne es muy saludable…. En fin, tú sabrás que para eso le has criado….

Un beso espectral.

Yorelia de Winter y Manzanares
Marquesa del Férreo Camino
Mandergay

arriba

 

| HOME | CHAT | MUSEO | VISITAS | CANALES | ZONA X | MAPA |

Alojamiento Web