( Cartas, cuadros y leyendas de las Cortes, etapa 4 )
 

GOTA       Misivas - 1     Misivas - 2   Misivas - 3    Menú  
Número 4 - 056


Primera  De Dom Marc de Polo, sin título conocido
a  S.M.A.S. Yorelia de Winter y Manzanares,
Marquesa del férreo camino


A vos me dirijo, S.M.A.S. Yorelia de Winter, sin saber que trato es el correcto a la hora de dirigirme a vos. Bien sabéis que soy un bárbaro en cuestiones protocolarias, y lo poco que aprendí en mi pasada y atípica estancia en tierras occidentales, olvidé al volver a mis añoradas tierras Orientales, quizá la mente es sabia y obliga a olvidar aquello que poco merece la pena recordar.

Desde mi marcha he viajado mucho por el inmenso norte de mi añorada China. Todo lo abandoné para dirigirme a las desoladas montañas de Xihaigu, donde un áspero y seco viento de Noroeste quemó mi acaramelada piel. Incontables bellezas, ninguna equiparable a una sonrisa vuestra, asaltaron mi alma. Indescriptibles horrores azotaron mis carnes, pero los pecados cometidos en Occidente, el abandono de mis enseñanzas obligaban, exigían un sacrificio, un castigo. Llegué al purificador río Yili donde entré en contacto con más de una veintena de tarigas y grupos religiosos. Tuve el placer de sentir mi propia conversión: mi yo renacido ahora es firme y callado. Me di cuenta que había llegado el instante del viraje radical de mi vida. Me sumergí en este mar de nueva vida, y ahogando mi antigua existencia, renací.

El cielo que me abraza mientras escribo estas letras que a vos dirijo es rosado como las ardientes mejillas de una primeriza mujer que entrega su pureza a su amado esposo. Lo miro, lo capturo y lo guardo en mis recuerdos, pues, os anuncio, que tardaré lunas en volverlo a gozar. Os comunico, a vos, que bien presente tengo vuestra afamada discreción, mi regreso a Occidente. Renovado, fortalecido en mis enseñanzas, renacido, creo poder afrontar las mil tentaciones que antaño me hicieron sucumbir. He ordenado al más veloz, fornido, velludo y varonil de mis correos que vuele, como el viento furioso que azota los furiosos mares polares, que os entregue estas líneas para haceros sabedora de las nuevas nuevas. Ruego que dispongáis de él como mejor lo consideréis oportuno, es servicial y complaciente.. sabrá como satisfaceros en todo aquello que preciséis.

No deseo robaros más vuestro preciado tiempo. Sobre las noticias que mis mercaderes traen de palacios, tumbas e infiernos prefiero hablaros en persona, bien conocéis mi prudencia, que nunca es poca. Confío, eso si os adelanto, que gran parte de las noticias recibidas sean fruto de la imaginación de alguna enferma mente que pretende nublar mi paz interior, pues a mis humildes e incultos oídos han llegado guerras, odios, histerias y desvaríos que me hacen temer lo peor. De ser ciertos mis temores, sabed que mi incondicional apoyo pretende serviros de puente, de muro que os proteja de incontables ríos que pretenden inundar con lodos vuestra ajardinada y florecida existencia.

Que una suave brisa de oriente acaricie vuestra belleza de occidente.

 

Un viajero beso.

DOM MARC DE POLO

 

Alojamiento Web