( Cartas, cuadros y leyendas de las Cortes, etapa 4 )
 

GOTA       Misivas - 1     Misivas - 2   Misivas - 3    Menú  
Número 4 - 060


Tercera  de   S.M.A.S. Yorelia de Winter y Manzanares,
Marquesa del Férreo Camino
a  Millenia de Gotolight


Sectaria Millenia:

Acuso recibo de tu misiva, y me dejas preocupada. Pareces californiana, pues bien es sabido que a aquella gente le gusta más una religión nueva que un capullo a una abeja. Querida, no seas abeja, y no vayas a cualquier capullo por muy goloso que se te presente. Como bien sabes por tus estudios de jardinería, un bonito capullo de colores atrayentes bien puede ser de planta carnívora y esa es su gracia, y tu desgracia. Creo que abusas demasiado de los cambios de secta, cuando lo más lógico es quedarse en una, y, como en todas las religiones, perseverar, aguantar, luchar y esperar recompensa, pues sólo con el esfuerzo y la perseverancia obtenemos rendimiento.

Por otra parte, querida, te comento que para el puesto que te presentas, se presentan varias damas de la corte, y para mí es harto complicado decidirme por una en concreto, siendo el caso que soy íntima de varias de ellas. Llegado el momento, decidiré qué hacer.

Respecto a lo que me comentas de tus finanzas…. Reina, una dama jamás, JAMÁS, hace comentario alguno sobre ese tema, pues todas sabemos que es intocable, siempre y cuando nuestros ingresos no provengan de la fortuna de un marido adecuado. Comentar eso, aunque sea vía correo, es muy peligroso para una rica heredera como tu, pues cualquier desalmado roba-correos puede informarse y convertirte en pieza de deseo para él, amén de ser un cazafortunas.
Una señorita de alta alcurnia, como es tu caso, no vende su sudor en tierras de nadie, pues ya posee sus propias tierras, y si en alguna debes brillar (una dama nunca suda, brilla) que sea en la tuya propia, en tu propio terreno. Si has de brillar, hazlo en tu propio palacete, que así juegas en terreno conocido. Nunca se ha criticado a una dama por trabajar en su palacio. Y si no, mira la fama que alcanzó nuestra querida Maria Manuela, y la fortuna que llegó a amasar, que ahora se pelean varios apellidos por ella.

En fin, querida Millenia, aun soy recién llegada a Mandergay de un largo viaje y tengo mucho que ordenar aún al servicio doméstico.

Se despide de ti con un religioso beso

Yorelia de Winter y Manzanares
Marquesa del Férreo Camino

Mandergay

arriba

 
Alojamiento Web