( Cartas, cuadros y leyendas de las Cortes, etapa 4 )
 

GOTA       Misivas - 1     Misivas - 2   Misivas - 3    Menú  
Número 4 - 066


4066  Cuarta  de   S.M.A.S. Yorelia de Winter y Manzanares,
Marquesa del Férreo Camino
a   Millenia de Gotolight


Desperdigada y descentrada Millenia:

Me cuentas, dejándome preocupada, que tu apuesto hermanastro, Neolife de Gotolight, anda jugando con la luz. Mira que  ya decía yo que estos inventos modernos no nos traerían nada nuevo…

Pero si quieres un consejo, corta el suministro, así de radical. Tan solo tienes que acercarte al foco donde tu hermanastro encuentra el placer de jugar con la luz y cortarla de raíz. A lo mejor le duele, pero agradecerá en el futuro el acto, pues juguetear con esas cosas solo puede traerle más quebraderos de cabeza, amén de varias responsabilidades en forma de churumbeles.

 


Por otro lado, siempre te he dicho que, si bien es de damas de alta alcurnia coquetear con los credos, siempre, y profundamente, hay que creer solo en uno. El que íntimamente más nos reconforte. Luego de cara a la galería ya es otro cantar. Aquí en Mandergay sólo se profesa devoción a un Santo, San Belludo Rezzio, un patrón italiano que aguanta cualquier oración de cualquier dama, por muy insistente que ésta sea. Luego, por caridad social, y porque las grandes
damas debemos estar allí donde hagamos falta, también pertenecemos al comité de honor de Las Adoratrices del Divino Paquete, congregación a la que pertenecen también Doña Fulgencia de la Lobera y algunas damas más, como también pertenecía Doña Manuela de Montespan.
Céntrate, Millenia, en un solo credo, decide cual te gusta más, y no decaigas, verás como con el tiempo verás recompensadas tus oraciones.


Respecto a la festividad de San Passport, santo del que había oído hablar vagamente, acepto tu invitación para asistir a los oficios, pues así veré cómo se le honra. Sólo tendrás que decirme la fecha en la que se celebra, pues ya te digo que aquí sólo somos devotos de nuestro santo y por tanto de los demás tenemos poca información.


Respecto a lo de tu otro hermanastro, querida, no sé qué decirte, pues la vida avanza a pasos agigantados y no podemos volver la espalda al progreso, con lo que tenemos que aceptar que las carrozas cada vez sean y vayan más ligeras, aceptando el riesgo que ello conlleva. Y ya sabes tu lo que a la juventud les gusta un progreso… Tan solo prudencia, querida, prudencia.


Sin más por el momento, se despide de ti con un beso interreligioso

Yorelia de Winter
Marquesa del Férreo Camino
Mandergay

arriba

 
Alojamiento Web