MISIVAS DE LA(s) CORTE(s) (05)

Al menú de la Corte

2ª de Su Alteza Serenísima Odysseus I de Éden
al Señor de Sve
n

Mi estimado Monsieur,  

Ved cuanta verdad hay en el dicho de que "la verdad, cuando es molesta, ofende". Sabed que al abandonar mi reino la Señora Duquesa de Montespán, no recuperé la tranquilidad que tanto me place y tanto place a mis súbditos sino que tuve que soportar, además misivas de corte en estilo de floritura de tapiz de Gobelinos.

Bueno va. Puesto que puta es aquella mujer que se dedica al comercio carnal, es decir, la que a cambio de dinero da su cuerpo, jamás pude decir yo que mi madre fuera puta, ya que no admití ni ella lo hizo, tal comercio. Ella tuvo su ánimo liberal, ya que no la ataba ningún compromiso, mas cuando se ató a ese compromiso fue fiel a él.  

Resulta una ironía, mi queridísimo Señor, que a lo que mi madre se le magnifica por ir haciendo y admitiendo, otras damas de la Corte critiquen su memoria sin sonrojo alguno, cuando como ella, penaron de amor, como ella, gozaron de la vida, como ella, la maldicieron, como ella, lloraron y como ella rieron, acertaron y cometieron errores. Será por eso, mi Señor de Sven, que puesto que no lo admitieron, como mi madre, pagan ahora el alto precio de mantener público su falso recato.  

Sabed, Señor, que si mi madre murió fue por cansancio, por tristeza y por congoja. Murió, plácidamente, en su lecho, una noche del final de verano. Murió con un llanto triste y callado. Por eso digo que fui fruto de ese amor que debió de ser feliz y no fue. Murió, y puedo decir que su sepulcro no es un sepulcro blanqueado -ese tipo de sepulcros que, aún en vida, alardean de pretendidas virtudes y ocultan verdaderas manchas- que llevó las glorias de sus aciertos y las miserias de sus defectos con la mayor bonhomía y dignidad posible, que llegó un momento en que su corazón, siempre fuerte y siempre optimista, no pudo mas. Lo demás son infundios de damas bobas.
  

Otras noticias me llegan que os comentaré mas adelante. Emisarios de la corte de la Archiduquesa me dicen que se le está poniendo cara de Isabelona. En fin. Mount Karmel esta enfermo, también. Por mor de la amistad que mantuvo con mi madre os ruego le transmitáis mis deseos de que se reponga. A vos mis saludos mas afectuosos. Sven os manda besos.
 

Odysseus - I
 
Príncipe de Éden.
 

Palacio de Summa Felicitas, Ithaca

arriba        Al menú de Las Cortes

 
Alojamiento Web