MISIVAS DE LA CORTE (15)

Al menú de la Corte

3ª a  S.A.D. María Manuela de Montespán  
 de S.A.D. Dom Joam de Montecarmelo

Mi muy querida duquesa:

Desde este lecho de dolor en el que me encuentro, e intuyendo un cercano fin, querida amiga, voy a permitirme un postrero placer que sin duda admitiréis.

Dejando de lado todos esos banales asuntos cortesanos que nos han tenido ocupados estos días, dejad, amiga mía, que os haga presente de un retrato que tengo en gran estima.  A mi ya no me será de ninguna utilidad al oscuro lugar al que me dirijo, sin embargo a vos, que sois su legítima propietaria os hará recordar aquellos días en que resplandecisteis en toda vuestra belleza en la corte de la dulce Francia. Sí, como podéis ver se trata del retrato que os hizo el gran François Boucher y que llegó a mis manos por caminos que no me es lícito revelar.  Lucirá en vuestros salones de la misma manera que ha iluminado los míos. Aceptadlo , pues, como prueba de mi gran estima.  

Os envío también un retrato que me hizo Lorenzo Lotto, en Recanati, durante uno de mis múltiples viajes. Es un cuadro que mucho aprecio y que no quisiera que fuese a dar en manos de cualquier coleccionista que no supiese apreciar su verdadero valor. En él figuro como deseo que se me recuerde, un gentilhombre que ostenta la verdadera nobleza del ser humano, la nobleza del alma y de los libros. La nobleza del espíritu. No os extrañen mis atavíos, ni tampoco que el pincel sea el de Lotto. ¿Que es un pintor del 1500? Señora, ya sabéis y ahora queda confirmado, que mis tratos con el Oscuro son algo más que habladurías. Pero no me lamento. Todo tiene su precio y estoy dispuesto a pagarlo.  


Beso vuestras manos con la habitual devoción.

Joam de Monte Carmelo

arriba        Al menú de Las Cortes

arriba        Al menú de Las Cortes

Alojamiento Web