MISIVAS DE LA CORTE (29)

Al menú de la Corte

1ª a  Victor1 
 de Maria del Rosario de Montpensier

Mi mui respetado y alto y demás  (no se porque le llaman a usté alto, pero ellos sabran) señor don vistor,


le escrivo la presente deseando que al recibo desta sencuentre usté en salú yo bien a dios gracias:

 

Que sepa usté donvistor questoi mu asustada. Que en este pabellón de caza de montecarmelo pasan cosas mu raras.

Que cuando usté se fue cargando con aquellos papeluchos que cojio de la biblioteca el bello Ganímedes  se encerró en las alcobas del señor duque y que no salió durante dos dias que fue lo que duró la enfermedá del mentado señor duque y que cuando el señor duque se desperto, que mas valdría que ubiese seguido dormido, porque el duque tiene mu mal carácter, que gritó como un gañan desos que a veces frecuentan este pabellón y que decia algo asin como angel mio como permitiiste angel mio que esa vibora punica o punika o yo que se que dijo se hiciese con estos documentos. Eso dijo entre grandes gritos y voces y maldiciones y aluego con la mirada extraviada me izoentrar en sus abitaciones, cosa que nosuele hacer y mirándome de una manera mu rara tambien me dijo y tu desgraciada, porque permitiste que esa malalengua del levante (yo no entendia que es eso del levante, pero no estava mu impresionada porque la señora condesa de los bergeles siempre ma tratao asin) y me dijo estulta, bastarda del demonio, que no ves que tu destino está ahora en manos de esa serpiente y yo señor don vistor que no tengo latines ni se de letra no sabia a que se referia pero colegi con micorto entendimiento que me enviaba a las cocinas (doña Mercedes siempre que me enviaba a las cocinas me obsequiava con unos azotes cosa que el duque que es un caballero no hizo) y a las cocinas me fui que me gustan mucho las cocinas porque me sientosegura entre mi jente. Peroel duque seguia gritando y decia (yo lo oia desde las cocinas)  y lo peor es que no solo estan los documentos probatorios del nacimiento de esa disminuida sino que tambien estan las pruebas de los desvarios de la duquesa, angel mio, estan todas, absolutamente todas las pruebas de las actrividades a las que se ha dedicado la duquesa desde su viudez.eso decia, y decia tanvien y no dudes que vistor las utilizara a su conveniencia, por lo que imagino creo yo que hablaban de usté señor vistor y yo no se que hacer porque el señor duque se ha encerrado otra vez en sus abitaciones y no sale y no me llama y no a continuado enseñándome de letra como hacia con amabilidá desde ace dos meses  y nome compra ropita y yo queria unos miriñaques como los de la duquesa porque lopoco que se de letra a el se lo debo y que estoi mu asustada y que no se que hacer.

Y que me allude usté señor don vistorque siempre a sido buenoi conmigo y la duquesa que tanbien a sido mu buena conmigo y tambien me enseñaba muchas cosas de cortesía (ahora ya bebo a morro de las botellas de cordiales como he bisto hacer a la duquesa en la intimidá y tanbien uso unos corsés de color verde con remaches de oro y piedras presiosas como hase ella...que me los he hecho con unos retales que me bendió una jitana, sastamente como uno que triene la duquesa i que a mime gusta mucho y comolo aze ella seguro que es cosa de mucha elegancia y prosapia) que no se que haser señor don vistor

Y que espero que me diga usté algo y que me saque de esta cueva de locos que de seguir asin yo prefiero volverme a Lorca con la Michirona que por lo menos a ella ya estoi acostumbrada a sus pies altísimo y soberano señor don vistor

 

Maria del Rosario de Montpensier (me an dicho elseñor duque yla duquesa que ya nome yamaba la charito)

arriba        Al menú de Las Cortes

Alojamiento Web