MISIVAS DE LA CORTE (39)

Al menú de la Corte

1ª  a la duquesa de montespan
 de Maria del Rosario de Montpensier

aay señora le cuento to esto pa que sepa una coza y me esplique que es. porque yo soy umilde  y no tengo letras. taba llo el otro dia sirviendo como siempre en casa del buen señor que me tiene recogía y que me trata tam bien i me da de jamá cuando me hacerqué para yebarle el te que se tenia que tomar con sus melecinas, pos ya sestá recuperando y el señor estaba enviendo unas arretrataúras que tenia colgás en una pared  y me señaló una con un señor de barbas que decia que si le reconocia. Pos llo no, señora, que voy a reconocerlo, si yo soy del arrollo.

pero entonces el señor, que yo creia que eso retratos no se poían tocar, pero el señorito me dijo questaban mu sucios y que los limpiara que le daba mucho ajco. 

llo me fui al jardín al cuarto de la linpieza y cogi un trapo que habia tirao y un poco legia y agua-rras porque vi que tenian mucha mierda esos cuadros, que yo soy umilde pero soi limpia. Asin que señora me fui por el primer cuadro questaba un poco en alto, y coji un hasiento mu bajito que no se pa que lo tiene el señor en casa si nose podra ni sentar en el, de tan canijo que es el hasiento, pero a mi me valio pa yegar el cuadro, y empeze a darle con el trapo. En-seguida bi que se ponia blanquito sin esfuerzo, y me maraviye con ello, pero al rato de estar dale quete pego me di cuenta que se estava hestropeando, seguramente por que el trapo hiba mu mojao. como me asuste pos intente arreglarlo i le di por el centro del retrato del barbudo y se le borro la barba, y ya me asuste del to. Como no savia que hacer y el señor siempre a sido tan vueno con migo, pos fui a desircelo a su cuarto, que susto señora, me cogió de la horeja y me yebó a rrastras asta el cuarto de las arretratauras gritándome no se que de burra y negada, pero cuando miro el retrato...... se empezó a reir de una forma mu ruidosa y mu misteriosa y yo me asuste, pero me fue soltando la oreja. El señorito no dejaba de reirse y yo mas asusta entoavia hasta que me dijo que mirara el retrato. Ay señora que mal cuerpo cuando lo bi. No savia yo que mabian pintao un retrato, seguro que algun desalmado que no menteré. Pero era llo señora vestida de ombre. Del disgusto que me yevé me empeze a poner mala esa tarde y me fui a mi cuarto, ya sabe, ese güeco de abajo del fregaero con una caja de cartón que tengo pa mi sola. Otra criada me dijo noseke de que el retrato era de un antepasado o un familiar del señorito, un tal odynoseque. Llo segia mala. Y asi pase la tarde. Quando se izo la noche yo estaba peor y tos los criados dormiendo, pero yo estaba mu mala y para no causarle mas molestias al señor que me recojio pos fui a desircelo pa no ponerme pehor y que se yevara un disgusto. Al fin y al cavo el el señor avia estao “ahí” cuando me izo el reconocimiento medico al entrar a su servicio. Al hacercarme a su cuarto pos ohi ruhido y no matreví a entrar, asi que mire por la cerraura pa no molestar, y señora lo que vi, el criado ese, Ganímedes, estaba puesto como un perro encima la cama del señorito, que descarado, yo pensaba decirselo al señor, pero cuando vi que el señor se hacercava  por atrás me di por alegrada de que le iba a dar una buena tunda con un latigo que yevava. Pero no no le dio con el latigo, empezó a meter la cara en las nalg...ay señora y luego tenia sujetada entre las piertas una vara larga y gorda que se la introduc..... ay señora, y sudaban, pero Ganímedes no tenia jeta de que le estuviera castigando, yo de ber hestas cosas y mala como benia me empeze a poner mas mala, con unos calores que me resubian po la piernas y se me quedaban “ahí” y empece a notar que se agrandaba mi güequito. Ademas de notar como me mojava toa. En una embestida del señor joan a Ganímedes, me puse tan atacá que ya no pude y se me fueron los liquidos por la pata abajo. Yo crei que eso era lo que me contaban las criadas cuando estabamos solas y se ponian picaronas, pero algo me calló po las piernas asta los tovillos mientras hintentaba sujetá el hagua ese. Y señora yo me mareé al ber a tres jamster en el suelo y me desmallé. Se ve que con el ruido el señor joan salio a ver que pasaba y me vio con los tres ratoncillos en las manos, pero se quedo pasmao. Yo vi que la barra quel señor tenia y que tambien fue la que uso conmigo en el reconocimiento medico, se qedo chuchurria y el señor se fue de culo al suelo y lo miraban los jamsteres esos al señor con ojos dulces. hentonces me pregunto el señor que pasaba, endiciendome asin: ¡¡charito que hacen aqi esos vichos!! y yo le dige que eso, questaba mala y vine a vuscarlo para desircelo y que me habian salido los jamsters de los adentros, y que tenia mucho miedo. El señor cambio de cara y me dijo que se los dejara que yo no estaba pa na. El señor le dijo a Ganímedes una cosa cuando me di la vuelta por el pasillo, algo asi como mira..... estas cosas son mu inconvenientes.... ya me ocupare yo de esas........ criaturas... Entonces me dijo que me pagava un biaje en cá de mi hamiga en madriz que estaba bajo mucha presion por las novedades, yo me puse mu contenta y me fui en su propia carroza del señor que me la dejo. Y le mando esto pa que me esplike como se pueden meter unos ratoncillos con esos ojos en mi cuerpo, si yo solo e entrado en las letrinas de los vares a los que me manda el señorito a por una arina que venden los camareros en poquitos a poquitos. Que una es mu relimpia y no ha tenio nunca ni unos piogos. aora la mando esto desden casa mi hamiga  que bibe en un varrio mu gonito en madris que se yama povlado de piesnegros y que tambiem benden arinas como las de los vares que me mandava el señorito. Es como si me jubiera tocao la loteria y estuviera en el carive ese de la tele i las famosas que tienen esos nobios tan guapos por que aki hai muchos de esos negritos haltos pero son menos guapos claro. Bengase señora lla bera que vien se lo pasa en este paraíso que asta pistina tienen al lao, con un hagua  negra mu esotica y perjumada. Esto si que es lujo señora. Vueno que me espliqe eso que le pregunto pa qe no me pase mas otras vezes que me hasuste tanto que mire señora el señorito me mando de bacaciones  pa que me rrecuperara. aqi veo tambien a la marianela, la criada de la señá yorelia, que me hace hablar mucho, dice que contandonselo se me olvidara mas pronto el susto asin que me haze mucho vien ablar con ella. un havrazo. 

Maria del Rosario de Montpensier y Curtidores

P.S. No podria segui firmando como Charito? Ejque me cuesta musho copialo der pape que me dio uste lo de la Rosario esa i con charito acabo antes

arriba        Al menú de Las Cortes

Alojamiento Web