MISIVAS DE LA CORTE  (69)

Al menú de la Corte

4ª  de S.M.A.S  Doña Yorelia de Manzanares y Winter,
 Marquesa del Férreo Camino

 
al   cuatel de campaña de
   S.A.D. María Manuela de Montespán,
Duquesa de Montespan

Bueno, bueno, bueno

¡¡¡Manoli, que audaces sois!!! ¡¡Una excursión como cuando éramos pequeñas y nos íbamos con las monjitas!! Ni que decirte tengo que me apunto, eso sí, no pienso dejar de disfrutar de los lujos que en Mandergay tengo, así que voy con séquito. Además, con esta canícula, es mejor salir por ahí, que hay que airear los miriñaques de campo, que con el poco campo que hay en esta ciudad, no tengo ocasión de lucirlos nunca

Uno de mis soldados te lleva esta misiva, para anunciaros mi llegada, y porta un retrato suyo para que le reconozcáis, pues he decidido que vayamos todos vestidos de la misma guisa, ya que cuando estuve en Las Pitiusas con Carla, adquirí unos modelitos muy frescos y cómodos de llevar, que por lo visto están muy de moda allí. Se trata de pantalones estilo bombacho, pero de telas muy ligeras,    sedas y tules. Le acompañan camisolas amplias con mangas ranglán, escotadas. Y lo mas divertido y que da un toque festivo, unos pañuelos con monedillas colgando que se ponen en la cabeza, ya verás Manuela, que monas vamos a estar. Espero que te hayas llevado la guitarra para cantar por las noches junto a la hoguera, como cuando éramos jóvenes, bajo las estrellas, en camaradería con nosotras   mismas, pues acuérdate que las demás componentes de las excursiones, o eran de clases mas bajas venidas a mas, o simplemente no eran de nuestro agrado y les hacíamos el vacío.

Para que resulte mas campestre, he decidido plantar el campamento en Almansa, y acercarme a donde estáis vosotros con sólo una tienda de campaña y mis criadas, Marianela y Charito, que por lo limpia que es, aunque un poco lerda, la he cogido a mi servicio, pues entre las dos me tienen palacio como los chorros del oro, sobre todo las cocinas. Espero que en el campo se manejen igual de bien y  que me lo tengan relimpio y ordenado, como Mandergay.  


Sólo llevo un objeto de considerable peso, pero lo cargan ellas, y es el cinturón de castidad, pues me he enterado que os acompaña Dom Joam de Montercarmelo  y no quisiera perder mis títulos (ya sabes que se conceden a dedo a una Dama de mi familia y ésta debe conservarse virgen) por un quítame allá un descuido. Espero no tener problemas férricos cuando nos bañemos en el río..por qué habrá río ¿verdad? ¡¡Aay!! Que salvajes y divertidos sois, unas jornadas de campo como si fuésemos plebe dominguera. Estos bailes de disfraces me encantan. En fin, que ya voy con prisas por reunirme con vosotros.


Un beso amapolado con romero.


D. Yorelia de Manzanares y Winter
Marquesa del Férreo Camino
Mandergay 

arriba        Al menú de Las Cortes

 
Alojamiento Web