Las mejores PLUMAS del canal

El cazador de sueños (Stephen King)

Por: [carfax]

El cazador de sueños (Dreamcatcher)
Stephen King
Ed. Plaza y Janés (2001)
622 p.
ISBN: 84-01-32898-5

Alguien debería decirle a Stephen King que ya vale, que ya está, que ya es el Dios de las novelas de terror y que no hace falta que pretenda legitimarse más.

Recordemos que King se dio a conocer mundialmente con Carrie una novela sobre una chica bastante amargada, que para desgracia de todos sus familiares y conciudadanos tenía poderes telequinéticos. Rápidamente se hizo una adaptación cinematográfica, que obtuvo un gran éxito. Supongo que todos tenemos en la mente a Sissy Spacek cubierta de sangre y con cara de loca rematada.

Pero desde Carrie, más allá de los hechos sobrenaturales, lo mejor de King ha sido la facilidad con que crea personajes y les da personalidad. Siguiendo con el ejemplo de la chica ésta, da más angustia la opresión y la tortura psicológica a la que es sometida la protagonista que el desenlace de la historia. Siempre he tenido la impresión de que el autor toma los hechos sobrenaturales que ocurren en sus obras como meras excusas, como hechos desencadenantes de las reacciones de los personajes, que son lo que verdaderamente le interesa.

En la obra de King se puede ver una evolución clara en este sentido. Empezó escribiendo historias cortas de terror más o menos ‘puro’ para revistas como Playboy y demás. Una vez desahogado de las presiones de un autor que empieza y que debe vender, es cuando podemos disfrutar de sus obras menos ‘gore’ y más humanas. Son ejemplos claros de esto Dolores Claiborne, Corazones en la Antártida, o La chica que amaba Tom Gordon, sus últimas novelas.


El cazador de sueños
es, de hecho, un paso atrás. El núcleo de la historia promete, y de hecho es la parte del libro que da más satisfacciones. Se trata de un grupo de cuatro chicos de Derry (pueblo fetiche en las obras de King) cuyo destino va ligado a un vecino suyo con síndrome de Down. Desde el momento en que lo salvan del ataque de los chulitos del instituto se convertirán en amigos inseparables, y pronto descubrirán que su nuevo amigo, Duddits, tiene un don muy especial: telepatía.

La historia es muy divina e ideal. Cuatro chiquillos cuidando de un chico con síndrome de Down, haciéndole la vida más fácil y alegre tanto a él como a su maravillosa madre. Todo personajes buenos, con grandes dosis de ternura y que King presenta al lector con su estilo inigualable. Como pasa en estos casos, cuando los jovencitos se hacen mayores abandonan el pueblo para volar con sus propias alitas y, claro, dejan al pobre Duddits en casa con su mamá.

Años más tarde, cuando ya todos son adultos, los cuatro protagonistas compartirán unos días de caza. Durante el transcurso de esta reunión son atacados por los malos: unos extraterrestres con muy mala leche y un método de reproducción como poco escatológico (yo soy aprensivo, pero la mayoría de escenas referente a este punto son inaguantables de puro asqueroso).


Y aquí el libro hace aguas por todos lados. La cosa se convierte en una especie de corre-corre-que-te-pillo entre uno de los cuatro amigos protagonistas con poderes mentales especiales y el Ejército de los Estados Unidos encarnado en una especie de bestia humana, con la que King pretende contarnos lo malas que son las guerras y cómo nos manipulan de mala manera los gobiernos. La persecución en sí no tiene ningún interés, y el diálogo que se mantiene durante todo el libro entre el protagonista y el marciano que le controla la mente es bastante simplón y hasta infantiloide.

Así pues, tras la presentación inicial de la situación, las tres cuartas restantes del libro son un rollo patatero que no sólo aburre. Además, decepciona. El libro está relleno de lugares comunes en la literatura de Stephen King. Hay guiños a otras novelas de King (de hecho las hay en la mayoría de las de este autor) como la que hace a It en un momento determinado. El paralelismo entre It y El cazador de sueños es evidente: ambas tratan de un grupo de niños que vive en Derry y que hacen frente al malo de turno. Pero hay elementos ‘prestados’ de otras novelas de King que no tienen este sentido de auto homenaje. Por ejemplo, en Tommyknockers una nave espacial cae del cielo y dota de poderes telepáticos a la población... como en este libro. Curioso. Y luego no hablemos de unos bichos que salen, que son una mezcla entre Alien y los Critters.

En definitiva, para todos aquellos detractores de la literatura de terror este libro les va a venir de perlas para seguir poniéndola a caldo una temporada más. Y a los seguidores del género les va a dejar bastante fríos. No aporta nada nuevo... bueno... perdón... no aporta nada. 

[carfax], Octubre 2001

 

Alojamiento Web