Las mejores PLUMAS del canal

Seguro que hay algún tema que te 'mata' si no lo comentas.
    ¡Venga! a contárselo al
buzón

La felicidad, ah, ah, ah, ah....
Por: Odysseus


No hay nada como los rastros que deja el tiempo. No me refiero a los del natural devenir de las cosas, aunque esos también son expresivos de lo que fuimos y no somos y algunas veces, más de las que deseamos admitir, querríamos ser y ya no somos. Nunca nos acordamos de los momentos en que maldijimos lo que estábamos siendo lo que luego, con el tiempo, desearíamos ser.

Resulta complicado, pero es la manera mas sencilla que he encontrado de reflejar lo absurdo que es la nostalgia. ¿Quién quiere la juventud y quién quiere la belleza?. Es más, ¿para qué?. Vimos nuestra propia lozanía marchitarse delante del espejo sin saber que hacer exactamente. ¿Realmente merece la pena volver a pasar por ese trance?. No se si fue Horacio u Ovidio quien dijo a la muchacha que amara las rosas que la juventud le ofrecía. Estoy seguro, sin embargo, que pensaría conmigo que no hay nada más ridículo que una guirnalda de rosas de juventud rodeando un cuello de papada marchita.

La sabiduría se encuentra en el Libro (que luego sería convertida en canción de cierto éxito por "The Birds") Hay, para cada cosa, un tiempo: para morir, para amar, para hacer la guerra, para recolectar la cosecha... Si siempre estamos mirando hacia atrás, hacia lo que fuimos, corremos el peligro de la mujer de Lot: convertirnos en estatuas de sal, viendo la desolación imposible de nuestra vida, arrasada por la inmisericorde lluvia del tiempo. Lo mas gracioso de todo es que frente a nosotros, en cada precioso instante, se encuentra un paraíso oculto, que esta dispuesto a dejarse descubrir, apacible. Tan solo se trata de algo tan sencillo como mirarnos al espejo y decir lo que somos, y decir que lo que somos es el producto de lo que hemos hecho y de lo que nos han hecho hacer.

No hay nada mas hermoso que un rostro alegre, en toda edad o tiempo. Nada mas limpio que una risa franca, sea cual sea el año. Nada mas sano que mirarnos con franqueza a los ojos y llevar un poco mas allá el inexplicable deseo de ser felices a pesar de todo.

 Odysseus, 1 de Junio de 1.999

 

Alojamiento Web