( Ver menú de las rarezas )


MARIOLIMPIADAS

La participación mariespañola en la competición de gimnasia rítmica concluyó con una decepción.

Las altas expectativas sufrieron un notable descalabro con la pésima actuación de Odyina Ulsinellas y Sara Sietelunas Mago.


Sydney .- AGENCIAS


Aunque las expectativas eran altas en la competición de gimnasia rítmica individual, donde nuestras gimnastas han brillado con luz propia en los últimos años, la gimnasia rítmica española sufrió un severo varapalo. Odyna Ulsinellas, campeona de Europa y del mundo mundial, fracasó estrepitosamente en cuerda, cinta, mazas y pelota, a pesar de que partía con ejercicios de 9,90. La segunda representante española, Sara Sietelunas Mago, realizó una mejor actuación en cintas, pero no pudo librarse tampoco del descalabro ,como su compañera de equipo.

 

Odyna Ulsinellas realizó un más que pésimo ejercicio en pelota, que iba continuamente al parterre de preciosas rosas australianas que delimita el tapiz de competición en el Xanadú Arena de la ciudad australiana. Al termino de su ejercicio, donde fracasó en todas las figuras de dificultad, con la inexplicable atracción de la pelota hacia las dichosas rosas, terminó jurando en arameo que iba a arrasar todas las flores de su jardín. Peor aún si cabe fue la actuación en cuerda, donde, a pesar de que habían quitado las rosas australianas no pudo remontar el undécimo puesto en las clasificatorias, ya que la cuerda no dejaba de enredarse en sus lindos piececitos (talla cuarenta y tres) con lo que vino a dar varias veces con el rostro al suelo. Tras varias contusiones en mazas y enredos varios en cintas, Odyina Ulsinellas, en declaraciones tras su actuación puso como razón su alergia y el jet-lag.

Aunque la pregunta sobre si la fuga de su entrenadora con un maromo australiano rondaba en el aire, nadie quiso hacerla porque todos sabían la respuesta, de media hora de larga sobre-lo-fatal-que-te-sienta-cuando-te-abandonan, que dio en la primera ronda de clasificación, ha sido usada por sicólogos negociadores como futura arma de persuasión por aburrimiento en casos de secuestro, terrorismo y asaltos a parlamentos.

Con respecto a la actuación de Sara Sietelunas Mago lo mas notable fue su ejercicio en cintas, y sobre todo el diseño del maillot y la cinta que recogía todas las banderas del mundo, en un símbolo de ecumenismo y paz y concordia mundial. Sietelunas Mago, que había pasado una pretemporada "fatal, agarrotada por una bronconeumonía con parálisis facial que cogí en Lisboa" había mejorado notablemente, "pero claro aún no estoy a mi nivel, que sin ser la mas, porque todos sabemos quien es la mas de todas las mas, es muy bueno. Sólo me falta controlar ciertos aspectos de mi ejercicio".

 

La competición de gimnasia rítmica fue ganada por la rumana Victoria Iesusescu con su ejercicio de maza "No me grites, por favor....", seguida de cerca por la representante sueca Joanna Unna, que realizó una meritoria e interesante innovación en cintas sobre la música de "Siesta del Fauno". El tercer puesto fue para la italiana Yorelina Manzzarini que usó la música de El Consorcio "El cha-ca-chá del tren" en su ejercicio de mazas, que arrancó aplausos del público presente en el Coliseo. La representante francesa de origen griego Merina Mercouche fue descalificada por dopaje al haberse depilado el bigote.

 

Alojamiento Web